Humor ecuestre: Historias de Pepe y Vicente con Arabitis en las venas

Humor ecuestre. Sufriendo arabitis con el caballo árabe

 

Dos amigos que se conocen desde niños se vuelven a encontrar y recuperan su antigua amistad.

Uno, al que llamaremos Pepe, es una persona con muchos hobbies y abierto a conocer cosas nuevas, así que cuando su amigo Vicente le cuenta que mientras estuvo fuera conoció una raza de caballos que le entusiasmó, Pepe se decidió a acompañarlo para conocer más cosas de esa nueva afición: Los árabes.

Su primera incursión al mundo del PRá fue una visita a una ganadería cuya propietaria era digna de ser el mes de Agosto del calendario de Victoria Secret. Cuando Pepe conoció a dicha ganadera, no pudo más que recordarse de aquellos años de juergas adolescentes con Vicente, en los que no había morena, ni rubia, ni teñida que se les resistiese.

La ganadera muy amablemente les muestra su más preciado tesoro, una potra alazana de 2 años. Tras una presentación impecable en la que la potra se movió de muerte, su presentadora y propietaria se retira a guardar su primer tesoro y traer al segundo.

Es este momento en el que Pepe aprovecha para hacer un comentario pícaro a su antiguo amigo de correrías, y esta fue su conversación:

– ¡Vaya cuerpo! ¿Eh?, comenta Pepe.

– Vicente responde envuelto en una nube: ¡y qué lo digas!!!!

– Pepe se anima al ver que su amigo continua en plena forma y sigue preguntando: ¡Vaya carita!!! ¿Eh?

– Vicente mira a Pepe y se emociona al ver que a su amigo de infancia parecen encantarle también los árabes y se anima a preguntar: y ¿qué me dices del cuello?

– Pepe responde entre risas: Bueeeno, yo me he fijado más en su “trasero”

– A lo que Vicente responde condescendiente: No se dice trasero, Pepe, se le llama grupa.

– Hay un silencio sepulcral…los amigos se miran, y Pepe dice profundamente contrariado: ¿Quién eres y que has hecho con Vicente?

*********************************************

Aviso importante:

La Arabitis tiene alto poder de contagio: Si usted ha estado en contacto con algún caballo árabe, ya es tarde, asuma el contagio. Todos somos Vicentes

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Danos tu opinión

Arábigan

Artículo realizado por Luz González: Licenciada en Veterinaria y Máster en Dirección de Marketing Digital y Comunicación Empresarial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *