Fisioterapia equina: vídeo de sesión de tratamiento y sus beneficios.

La fisioterapia equina es un conjunto de técnicas no invasivas aplicadas directamente sobre el caballo para tratar lesiones o incluso para prevenirlas.

Son técnicas complementarias al tratamiento médico o quirúrgico y son negativas en pruebas de doping.

El caballo como cualquier deportista necesita un mantenimiento y tratamiento de su sistema musculoesquelético. La fisioterapia equina está basada en las mismas técnicas que la fisioterapia humana.

Cualquier caballo independientemente de la disciplina ecuestre que realice puede beneficiarse de la fisioterapia.

Antiguamente cuando un caballo sufría una lesión se medicaba y se tenía en reposo absoluto. Hoy en día hemos comprobado que tener a un caballo en una cuadra durante meses no favorece la recuperación de la lesión. Hay lesiones, como es el caso de una fractura, que necesitan reposo, por supuesto, pero en general la inmovilización no es el tratamiento indicado.

Si un deportista se lesionase un tobillo, por ejemplo, ¿lo meterían en la cama durante 3 meses sin dejar que se moviese?. ¡Eso, hoy en día, es inaceptable!

Con los caballos pasa lo mismo. Gracias a la fisioterapia equina ayudamos a nuestros pacientes a que tengan una correcta rehabilitación, adaptando los ejercicios a su evolución en cada momento.

De la misma manera, con la fisioterapia equina podemos prevenir muchas lesiones, es decir, evitar que nuestro caballo tenga problemas físicos mediante un entrenamiento adecuado y personalizado para cada caballo en concreto.

El número y frecuencia de sesiones de fisioterapia en el caballo dependerá mucho de la respuesta de cada animal y de la patología que tenga. Siempre es muy importante que los propietarios continúen moviendo a su caballo siguiendo un ritmo de trabajo planificado junto con su veterinario. Todos los tratamientos serán más efectivos si los dueños se implican.

 

Vídeo de dos sesiones de fisioterapia equina en un problema de dorso y en un caso de artrosis de una extremidad.

Si te está gustando el reportaje, suscríbite a la newsletter, y te enviaremos los reportajes de veterinaria y las publicaciones más interesantes.

 

Suscríbete

* indicates required




En la sesión de fisioterapia tratamos a un caballo que tiene un problema de dorso desde hace muchos años.

Antes de la fisioterapia había que infiltrarlo con antiinflamatorios muy potentes cada cierto tiempo.

Ahora, hemos conseguido eliminar todo tipo de medicación gracias a las sesiones de fisioterapia equina y al programa de entrenamiento adecuado a su evolución.

Eliminar la medicación antiinflamatoria es muy importante ya que produce positivos en pruebas antidóping.

El caballo recibe fisioterapia aproximadamente cada 5 semanas y su dueña realiza un trabajo constante con él, tanto montado como a la cuerda, favoreciendo el desarrollo de su musculatura.

El correcto trabajo a la cuerda, sin montura, es extremadamente importante en los problemas de dorso. Cuando un caballo lleva encima montura y jinete toda su musculatura dorsal está presionada. Partimos de la base de que en un problema de dorso esa musculatura está ya débil de por si y será muy complicado potenciarla cuando lleva tanto peso encima. Por todo esto, el trabajo a la cuerda es fundamental.

 

Estudio previo del caballo para establecer un diagnóstico

Para establecer un buen tratamiento con fisioterapia es necesario un estudio previo de multitud de condicionantes que nos permitan establecer un diagnóstico específico de la lesión del caballo. Básicamente son 7 tipos de evaluaciones:

1- Historia clínica del caballo

Antes de empezar es necesario saber la historia del caballo que vamos a tratar: edad, sexo, carácter, disciplina que practica, tipo de entrenamiento y con que frecuencia. También es importante observar el herraje y tener en cuenta la última revisión dental. Muchos problemas en los caballos pueden venir referidos por un herraje incorrecto o un problema de masticación.

2- Conformación y aplomos.

La conformación de un animal, es decir, “su estructura natural “ es muy importante a la hora de practicar una disciplina u otra.

Para saber cómo es un caballo, observamos al animal de lado y de frente y analizamos su cuerpo.

Podemos observar que clase de cuello tiene, como está su musculatura de desarrollada, si la grupa es grande o pequeña. Si es estrecho o ancho. Si es estevado, bajo de talones, encastillado, etc. Muchas lesiones vienen asociadas a determinadas estructuras o aplomos. Por ello tenemos que estudiar al caballo y ver como es su conformación para poder así fortalecer sus puntos más débiles y evitar lesiones en un futuro.

3- Palpación superficial.

Debido a que los caballos no nos hablan, necesitamos observarlos y tocarlos para poder saber lo que les está pasando. Por ello, primero realizamos una palpación superficial. Esto consiste en pasar las manos por todo el cuerpo del caballo fijándonos en si hay algún punto de calor, dolor, o molestia.

4- Palpación profunda.

Similar a la palpación superficial pero con más energía, en la palpación profunda observamos si en alguna zona tenemos una respuesta dolorosa o de molestia más intensa. Nos informará de las zonas que debemos trabajar con más hincapié durante la sesión.

5- Evaluación del caballo en movimiento.

Observamos como el animal se mueve en los diferentes aires:

  • Paso.
  • Trote en línea recta y en círculo a ambas manos.
  • Galope a ambas manos.

Nos fijamos en la incurvación del cuello y el dorso, la posición de la cabeza, el movimiento de los pies y de las manos.

Siempre tenemos que verlo trabajando a ambas manos. De esta manera podemos observar si el caballo va más rígido (le cuesta más flexionar) a mano derecha o izquierda. Nos fijaremos en cualquier otro detalle que nos llame la atención y sea relevante para el tratamiento.

Es muy importante que el jinete nos cuente sus sensaciones montado.

6- Evaluación del equipo del caballo.

En la primera sesión siempre evaluamos el equipo del caballo: Montura, cincha, sudadero, salvacruces, pechopetral y cabezada. Es muy importante revisar los equipos porque muchas veces los problemas que estamos tratando vienen causados por una mala calidad o ajuste de los mismos.

Montura.

La montura tiene que ser la adecuada para cada caballo y estar bien ajustada. Una montura mal ajustada es como un zapato inadecuado que causa muchas molestias, dolor e incluso lesiones.

Lo primero que vamos mirar es:

  • Estado: que la montura esté en buen estado, no esté rota y no sea muy asimétrica.
  • Tamaño adecuado.
  • Las monturas no pueden sobresalir de la última costilla.

Espacio a la cruz.

Comprobamos este espacio sin nada entre montura y caballo. Siempre tiene que quedar un espacio suficiente entre la montura y la cruz del caballo para evitar así que le roce o haga presión. Hay que comprobarlo con el jinete montado también pues con el peso, el espacio se reduce todavía más.

Buen asiento de la montura.

Y por último veremos si la montura está bien asentada, es decir, queda con un buen equilibrio sobre el dorso del caballo.

La cincha.

La cincha también es un elemento importante porque toda la musculatura de los laterales va apretada por ella. Lo ideal es que sea ancha y con elásticos en los enganches de ambos lados.

Sudadero y salvacruces.

Los sudaderos deben ser siempre finos y nunca más pequeños que la montura.

El salvacruces es innecesario si la montura es la adecuada. Cuantas menos cosas queden entre la montura y el caballo menos presionaremos toda la musculatura del dorso y dejaremos más movilidad.

Podemos usar  salvacruces para monturas que no quedan perfectas si queremos corregir pequeños desequilibrios, pero solo si son pequeñas incorrecciones.

Cabezada y embocadura.

La cabezada no debe ir apretada, sobre todo en zonas de estructuras importantes como son vasos y nervios. Debemos de poder introducir, de un modo fácil, un dedo entre el caballo y ella por todas sus partes. Por eso hay que tener mucho cuidado con el cierrabocas.

Respecto a la embocadura que lleve el caballo no hay nada escrito porque es algo tremendamente variable. Cada caballo y cada jinete es un mundo. Lo importante es que ambos estén cómodos.

7- Técnicas complementarias de diagnóstico:

Englobamos en este apartado todas aquellas técnicas necesarias para llegar a un diagnóstico certero. Algunas de ellas pueden resultar muy complejas y necesitan ser realizadas por veterinarios equinos muy experimentados.

Estamos hablando de Radiología, Ecografía, bloqueos anestésicos de nervios, etc.

Fisioterapia equina: tratamiento práctico

Para la mayoría de los caballos la fisioterapia es algo nuevo, por ello hay que empezar siempre por técnicas que les resulten agradables y que ayuden a que el caballo se relaje: Técnica de Logan y Tracción de la Cola.

1- Técnica de Logan:

La técnica de Logan se usa mucho en patologías crónicas de sacro, es decir en problemas de sacro que ya aparecieron hace algún tiempo. Es una técnica muy suave por eso los caballos la aceptan muy bien al principio de la sesión.

Consiste en presionar con los pulgares un ligamento que se encuentra a ambos lados por debajo de la cola. Con esta técnica se consigue una relajación de la musculatura que fija el sacro. En algunos caballos, a medida que esta musculatura se relaja, puede incluso verse pequeñas contracciones en la grupa.

2- Tracción de la cola.

La tracción de la cola es una técnica que moviliza todas las vértebras y musculatura de la base de la cola. Con esta manipulación se crea una presión que va a causar una posterior relajación. Los caballos con problemas en el sacro generan mucha tensión a nivel de esta musculatura por ello esta técnica ayuda mucho a relajar toda la zona.

3- Quiropráctica.

La quiropráctica se basa en la correcta alineación de las articulaciones de la columna vertebral. Entre las articulaciones de las vértebras salen nervios que son los encargados de enviar las señales a las diferentes partes del cuerpo. Si las vértebras están fijadas en algún punto del recorrido, estos nervios están presionados y no se transmite la información de manera correcta desde el cerebro hasta los músculos o viceversa. Con los ajustes pretendemos corregir estos pequeños bloqueos y facilitar así el flujo de información.

              Valoración de la movilidad activa de las articulaciones del caballo y ajustes.

Valoraremos una por una todas las articulaciones de la columna vertebral y pelvis del caballo.

  1. La pelvis. Vemos las articulaciones sacroilíacas y el sacro (5 vértebras fusionadas) en sus diferentes posiciones.
  2. Las articulaciones de las vértebras lumbares (6) y torácicas (18).
  3. Las articulaciones de la cabeza y vértebras cervicales (7).

En todas ellas valoraremos el rango de movilidad, observaremos si hay alguna subluxación y si esta existiera, realizaremos un ajuste quiropráctico.

4- Electroterapia.

Una vez ajustada toda la columna vertebral de nuestro paciente le colocamos unos TENS (Transcutaneos Electrical Nerve Stimulation)

El tens endorfínico se coloca en masas musculares grandes (glúteo medio de ambos lados)provocando contracciones musculares a una determinada frecuencia e intensidad.

A medida que el caballo se va relajando puede verse como estas contracciones se trasmiten a toda la musculatura del dorso que queda por delante. Estas contracciones provocarán la liberación de endorfinas a nivel sistémico.

Las endorfinas son unas hormonas que consiguen que el cuerpo se relaje, es la conocida hormona de la felicidad. Los TENS deben estar colocados aproximadamente 30-40 minutos. Durante este tiempo veremos como el caballo poco a poco comienza a mostrar diferentes síntomas de relajación: bostezar, mascar, relajación del prepucio…

Los beneficios del TENS en el caballo son:

  • Bloquear los mecanismos de transmisión del dolor por lo tanto produce analgesia de larga duración.
  • Mejorar la circulación sanguínea a la zona.
  • Liberar endorfinas.

Todo esto ayuda a que el dolor que el caballo tenía en el dorso vaya poco a poco desapareciendo y la musculatura esté cada vez más relajada.

5- Terapia manual.

Es toda aquella terapia que hacemos con nuestras manos.

Es muy importante ir poco a poco, sobre todo en las primeras sesiones en las que el caballo no nos conoce.

Para que el caballo se relaje y nos deje trabajar tiene que confiar en nosotros.

¡Hay que pedirle permiso para todo! Así los beneficios serán mucho mayores.

  • Masoterapia.
    Masaje de la musculatura para conseguir una relajación de las fibras musculares.
  • Presión de puntos gatillo.
    Los puntos gatillo son puntos específicos que hay en los músculos que al activarse provocan mucho dolor, pudiendo este dolor incluso extenderse a otras zonas. Con su manipulación se consigue cortar el circuito de dolor y restablecer el equilibrio.

 

6-Estiramientos.

estiramientos en fisioterapia de caballosCualquier persona que practique deporte sabe que los estiramientos son algo habitual y necesario. Su objetivo es mejorar el rendimiento general, manteniendo una movilidad y flexibilidad adecuadas en el cuerpo. Al mismo tiempo se reduce la tensión en articulaciones, tendones y ligamentos consiguiendo así prevenir lesiones.

En los caballos los estiramientos tienen la misma importancia.

Hay que tener en cuenta que:

Un caballo tiene una musculatura tremendamente potente, por ello, mantenerla flexible y sin tensión es primordial para la prevención de lesiones.

Los estiramientos deben ser progresivos y suaves. Es recomendable practicarlos a diario después del trabajo por lo que los propietarios tienen que aprender a estirar a sus caballos en el siguiente orden:

Miembros anteriores:

  • Estiramos la musculatura anterior, que es la de la parte de delante de las extremidades anteriores, el pecho y el cuello.
  • Estiramos la musculatura flexora, que son todos los tendones y la musculatura que queda debajo de montura y de la cincha.

Miembros posteriores:

  • Estiramos la musculatura de la pelvis y las extremidades traseras.

Estiramiento del cuello:

  • Estirar toda la musculatura de la nuca y dorso. Se hace con zanahorias por lo que siempre hay que hacerlo al final porque a los caballos les encantan y suelen ponerse algo más nerviosos.

Vamos a observar como los caballos se relajan muchísimo después de un estiramiento. Entre un estiramiento y el siguiente hay que dejar unos segundos de espacio. Es como un período de tiempo en el que caballo asimila su nueva situación corporal y muestra muchas veces los síntomas de relajación de que hablamos antes (mascar, bostezar…).

6- Vendaje neuromuscular.

El vendaje muscular es una técnica que se aplica combinada con el resto de técnicas de fisioterapia. Consiste en la aplicación de bandas elásticas en el cuerpo del caballo. Estas bandas elásticas son de diferentes colores. En los caballos tiene más importancia la aplicación correcta de la técnica que el color de la banda ya que ellos no son conscientes de este aspecto.

Las bandas elásticas tienen muchas aplicaciones en la fisioterapia equina, entre las que se encuentran:

  • Relajar o potenciar una musculatura.
  • Mejorar el drenaje linfático
  • Ayudar a la reabsorción de un hematoma.
  • Etc.

Todo lo que coloquemos sobre nuestra piel va a causar un efecto en ella. Por ello, al tener las cintas adheridas, vamos a conseguir que haya más aporte de sangre a esa zona y al mismo tiempo que nuestros receptores de la piel estén más activos.

Todo esto va a ayudar a que los efectos conseguidos durante la sesión de fisioterapia perduren un poco más en el tiempo.

En el caballo del vídeo, las bandas elásticas se colocan para ayudar a mantener la relajación de la musculatura dorsal que hemos trabajado. Por ello las colocaremos de adelante hacia atrás de la musculatura paravertebral. Hay que colocarlas siembre con la musculatura estirada.

También colocaremos unas bandas elásticas con forma de asterisco sobre la articulación sacroilíaca.

vendaje neuromuscular en fisiterapia equina

7- Ondas de choque.

La terapia de ondas de choque se utiliza con éxito en medicina equina en el tratamiento de múltiples lesiones en tendones, ligamentos, problemas de dorso…

Consiste en aplicar una serie de impulsos (ondas) que al chocar con los tejidos provocan diversos efectos sobre estos y las células. Con esta aplicación conseguimos que el proceso inflamatorio inicial se reactive y de esta manera obtendremos:

  • Efecto analgésico (disminuir el dolor en la zona).
  • Acelerar el metabolismo celular y que así la lesión se cure más rápido.
  • Revascularizar la zona, es decir, aumentar el riego sanguíneo y por lo tanto aumentar los nutrientes y células reparadoras que llegan al sitio de la lesión.
  • Reabsorber los depósitos de calcio, mejorando así la elasticidad de los ligamentos y los tendones.
  • Disminuir la tensión muscular.

Diagnóstico previo de la lesión del caballo.

Antes de la sesión de fisioterapia equina es muy importante realizar un diagnóstico preciso, identificando la patología (qué tiene el caballo y por qué cojea) y la zona de lesión exacta para asegurar el éxito del tratamiento.

Cuando trotamos al caballo del vídeo vemos que cojea de la mano derecha. En recto es complicado de apreciar pero si lo trotamos en círculos vemos que, cuando el caballo apoya la mano derecha en el suelo, sube la cabeza. Esto es un movimiento que realizan los caballos cuando tienen dolor porque al levantar la cabeza liberan el peso de esa extremidad y les duele un poco menos.

Los métodos que usemos para el diagnóstico siempre deben abarcar un examen clínico, que incluya una valoración en movimiento y una palpación como ya vimos en el otro caballo.

Después hay que realizar anestesias regionales, es decir, poner una cantidad adecuada de anestésico local en el trayecto de un nervio. De esta forma anestesiamos zonas concretas. Si al anestesiar la zona el caballo deja de cojear ya sabemos que el dolor proviene de esa zona y que el problema tiene que estar localizado en ella.

Una vez identificada la zona del origen de la cojera, realizamos pruebas complementarias como radiología y/o ecografía.

Por un lado, con los equipos de rayos podemos ver los huesos, y por otro lado, con el ecógrafo podemos ver las partes blandas (músculos, piel, tendones y ligamentos).

La fase diagnóstica se ha realizado ya otro día. Hoy hablaremos del tratamiento con ondas de choque.

Antes de cada sesión de tratamiento es preciso revaluar el estado paciente. Las sesiones se aplican normalmente cada 7 días y, dependiendo de la lesión, realizaremos 3 ó 5 sesiones.

El caballo que vamos a tratar es un caballo que se le diagnosticó en su inicio un chip (fragmento de hueso libre) en la articulación interfalangiana distal de extremidad anterior derecha.

El caballo fue operado para eliminar el chip.

Posterior a la cirugía, el caballo ha desarrollado enfermedad degenerativa articular  y calcificación de los ligamentos colaterales. Esto quiere decir que la articulación ha reaccionado en exceso a la cirugía, desarrollando una artrosis. Cuando la articulación de un equino con artrosis se mueve, provoca dolor que se manifiesta en forma de cojera.

Los ligamentos colaterales son unas cuerdas que unen las articulaciones y las mantienen en su sitio. Cuando los caballos no pisan bien o realizan sobreesfuerzos, estos ligamentos tienen que hacer más fuerza de lo normal y, en la zona donde se unen al hueso, se debilitan. El cuerpo genera más hueso para intentar que los ligamentos se muevan menos y mantener la estabilidad. Todo este proceso genera dolor y rigidez en las articulaciones.

Con las ondas de choque lo que vamos a provocar es la reactivación de toda este proceso de formación de hueso nuevo, para ayudar al organismo a acelerar el proceso de curación.

ondas de choque tratamiento de fisioterapia

Conclusiones sobre los tratamientos para caballos basados en fisioterapia.

  • Cualquier caballo, sin importar la disciplina que practique, puede beneficiarse de la fisioterapia equina.
  • Sirve para tratar y rehabilitar disfunciones físicas.
  • Tiene un papel muy importante en la prevención de lesiones. No es necesario que un caballo tenga un problema para que reciba los beneficios de las sesiones de fisioterapia.
  • Siempre va a causar un efecto positivo en nuestros caballos, ayudándolos a conseguir un estado de salud óptimo.
  • Ayuda a aumentar el rendimiento deportivo de los caballo.
Beatriz Juane Veterinaria especialista fisioterapia equina
Beatriz Juane

Beatriz Juane Cobián es Veterinaria y Diplomada en Fisioterapia.

Tras realizar varias estancias en el extranjero en prestigiosos Hospitales Equinos se ha especializado en Quiropráctica, Fisioterapia y Rehabilitación equina.

Ahora trabaja de veterinaria y fisioterapeuta equina por toda España.

Contacto:

 

¿Te ha gustado este vídeo-reportaje sobre fisioterapia equina? No dudes en compartirlo con tus amigos en las redes sociales.

 

Si no quieres perderte ningún reportaje como este, suscríbete a nuestra newsletter.

¿Tienes alguna pregunta sobre fisioterapia equina ? Usa los comentarios para plantearla.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Luz González

Licenciada en Veterinaria y Máster en Marketing Digital. Escribo para Arábigan.com desde el 2008 y para otros clientes desde el 2014. ¿Quieres que escriba para tu empresa ecuestre? Contáctame en info@arabigan.com o en el teléfono 667 42 52 30

4 thoughts on “Fisioterapia equina: vídeo de sesión de tratamiento y sus beneficios.

  • 14/12/2017 at 20:43
    Permalink

    Excelente trabajo. Enhorabuena.

    Reply
    • 14/12/2017 at 20:47
      Permalink

      Muchas gracias. Le paso el cumplido a la veterinaria del reportaje.

      Reply
  • 16/12/2017 at 10:41
    Permalink

    Buenísimo el artículo, muy currado. Mi enhorabuena.

    Reply
    • 16/12/2017 at 17:36
      Permalink

      Muchas gracias, Óscar. Siempre anima a seguir cuando recibes buenas críticas.

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *