Entrevista con: Rubén Olivera, inspector de la raza árabe

 

Rubén Olivera: Miembro del Cuerpo Nacional Veterinario desde el año 2006; y funcionario del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente desde el 2008; y desde el 2011 desempeña las funciones de inspector de la raza del caballo árabe.

Cada Asociación de ámbito Nacional que recibe subvenciones tiene un control por parte del Ministerio de Agricultura que es realizado por estos inspectores (1) que reportan tanto informes económicos como técnicos: selección y mejora, documentación, cumplimiento de requisitos, comunicación a los socios, en definitiva que los actos de la asociación sean coherentes con una mejora y conservación de la raza. El Ministerio también ha dado la potestad de la gestión del libro genealógico del PRá a AECCA a la cual apoya con diversas subvenciones.

 

Arábigan: Después de la entrevista me han surgido varias preguntas sobre todo al oír hablar de razas integradas. Supongo que el tratamiento por parte de la administración es más benefactor para las razas autóctonas. El PRá es una raza integrada, pero las líneas Pure Spanish del árabe están reconocidas internacionalmente con su origen en España. ¿Hace el Ministerio algún tratamiento especial para estas líneas?, ¿Hay alguna subvención para su conservación?, ¿Estas líneas son consideradas también como integradas?

Rubén Olivera: La raza árabe es considerada como una raza integrada es decir se han incorporado plenamente al patrimonio ganadero español, con más de veinte años en nuestro país, con genealogía y controles de rendimiento conocidos y que poseen un número de reproductoras censado que permite desarrollar un programa de mejora.
El Ministerio reconoce aquellas líneas, cuando éstas han demostrado, mediante los estudios pertinentes, que existe una diferenciación clara entre dicha línea y el resto de individuos de esa misma raza, pero a nivel de subvenciones en principio solo se tienen en cuenta las razas.

 

(1)Extracto de R.D. Artículo 14. Control técnico de la raza.

El control técnico de la raza será desempeñado por la autoridad competente por los medios que ésta determine, en el caso de la Administración General del Estado, a través del inspector de raza, y recogerá, como mínimo, las siguientes funciones:

a) Realizar el control técnico de la aplicación de las normas establecidas para cada raza, comprobando su correcta aplicación y verificando el cumplimiento de los criterios del libro genealógico, el control de rendimientos y el programa de mejora.

b) Supervisar el cumplimiento de los requisitos zootécnicos y genealógicos de los animales presentados a los certámenes de ganado selecto.

 

c) Informar sobre la situación de la raza y la asociación y proponer las actuaciones en materia de gestión de los libros genealógicos y programas de mejora que hayan de ser reexaminadas.

d) Colaborar en la comprobación de la correcta aplicación de las subvenciones públicas, así como la justificación de las actuaciones financiadas.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Danos tu opinión

Arábigan

Artículo realizado por Luz González: Licenciada en Veterinaria y Máster en Dirección de Marketing Digital y Comunicación Empresarial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *